Treballar amb Afirmacions

Sin respuestas
Anónimo
Treballar amb Afirmacions
Artículo de V.H.Simeonoff.

Mi intención al escribir este artículo es compartir contigo mi experiencia en el uso de afirmaciones positivas para ayudar en el proceso de transformación y cambio de patrones negativos. Estoy completamente segura que encontrarán información bien documentada sobre el uso de las afirmaciones y que muchos tendrán opiniones y experiencias diferentes. Sin embargo, mi objetivo es compartir mi experiencia real desde un punto de vista práctico y si con ello puedo ayudar a que más personas logren utilizar esta maravillosa herramienta (disponible, económica y muy efectiva) me sentiré profundamente satisfecha.

Quizás como muchos de ustedes saben, a muy temprana edad comencé este camino consciente a través de la metafísica. Allí supe del uso y repetición de decretos y de la importancia de los pensamientos positivos. En este momento no tengo la menor duda de que la repetición de decretos y afirmaciones positivas funcionan, sin embargo, por mucho tiempo no funcionó para mí, por lo menos no en el grado en que me decían que funcionaría y por lo tanto en el que yo esperaba que funcionara. Así que por muchos años simplemente descarté cualquier trabajo relacionado con la repetición de afirmaciones positivas. Cada vez que topaba con algún maestro diciéndome que repitiera o escribiera o trabajara con una afirmación simplemente lo dejaba de lado y pensaba "¡otra vez! ¡esto no funciona para mí!".

Hace un par de años, siguiendo varios procesos y caminos de curación emocional, como los talleres y el trabajo con Robert Baker, el Arcángel Gabriel y el Renacimiento, conecté nuevamente con la técnica de las afirmaciones. Esta vez conté con la ventaja de tener a mi lado amigos, maestros y facilitadores que me explicaron porqué las afirmaciones funcionan, me ayudaron a utilizarlas de una forma eficiente y me dieron muchos "tips" que me ayudaron a entender y poner en práctica esta herramienta. Por supuesto también conté con la ventaja de una disposición personal a volver a utilizar esta técnica a pesar de mis fracasos anteriores. Y funcionó y sigue funcionando. Y esto es lo que quiero compartir contigo.

¿Dan resultado las afirmaciones positivas?

Las afirmaciones positivas repetitivas funcionan y no solo las positivas, las negativas también funcionan. La repetición, una y otra vez impacta nuestra mente y nuestros sentidos. La imagen, oración o frase, se graba y se adopta y pasa a ser parte natural y automática de nosotros. Pasa a un nivel inconsciente y entra a formar parte de nuestro sistema de creencias y a través de estos sistemas actuamos de forma automática e inconsciente, creando en nuestra vida las situaciones y viviendo a través de lo que esas creencias sustentan.

Para observar el poder de las afirmaciones, basta con dar una mirada a nuestro entorno. Todas las grandes empresas que venden productos saben que las afirmaciones funcionan y las usan todo el tiempo y gastan muchísimo dinero en publicidad para lograrlo. Todas las marcas tienen un logotipo y slogan o frase corta que las identifican, usan colores específicos y las repiten una y otra vez en todos los medios posibles, escritos, cantados, con imágenes, etc.. Las vemos en vallas de todos los tamaños cuando vamos en nuestro coche por las calles, las vemos en la televisión, escuchamos canciones pegajosas usando la misma frase en la radio, las vemos en los periódicos, revistas, navegando en Internet, en la propaganda que llega a nuestras casas, en los cines. Cuando queremos darnos cuenta, estas frases se vuelven parte de nuestro vocabulario de todos los días y hasta nos sorprendemos cantando una de esas canciones y repitiéndosela a los demás.

Estamos literalmente bombardeados el día entero por afirmaciones que nos impulsan a comprar una marca por sobre la otra, a preferir esto por sobre lo otro. Los dueños de las empresas lo saben, saben muy bien que las afirmaciones repetitivas funcionan y no escatiman en recursos para buscar la frase más atractiva, sencilla y poderosa, que llegue al mayor número de personas posible, adornada con gran creatividad y que nos impacte por todos los medios una y otra vez, repetitivamente, con el objetivo de aumentar sus ventas logrando nuestra preferencia. Y funciona.

¿Porqué nosotros no adoptamos esa misma herramienta en nuestro propio crecimiento? Si otros están usando las afirmaciones repetitivamente sobre nosotros para influir sobre nuestras decisines y les da resultado, nosotros podemos adoptar la misma estrategia en nosotros mismos, dirigiendo, gerenciando y haciendo funcionar nuestra propia empresa de publicidad personal con el fin de alcanzar nuestra felicidad, alegría, éxito, abundancia, poder y autoestima.

Posibles causas por las cuales el trabajo con las afirmaciones positivas no ha dado el resultado esperado

Existen muchas razones por las cuales has usado afirmaciones positivas en el pasado y parece que no te han funcionado. Estas razones dependen de tus propios procesos y como has utilizado esta herramienta. A continuación, expongo desde mi experiencia, algunas de las causas de mis fracasos anteriores usando afirmaciones positivas y al hacerlo también explico algunos "tips" para tomar en cuenta.

Las afirmaciones positivas son positivas. Seguramente encontrarás mucha literatura en relación a este punto. Las afirmaciones positivas están compuestas de palabras en positivo, en tiempo presente, decretando que lo que estás afirmando ya es una realidad en tu vida. No se utilizan palabras como "no", "nunca" o adjetivos negativos. Por ejemplo una afirmación positiva no es: "yo no soy malo" ó "los fracasos no son parte de mi vida". Estas afirmaciones llaman la atención sobre lo negativo, que es sentir que somos malos o fracasados, y justamente eso es lo que queremos cambiar.

Una afirmación positiva es del tipo "yo soy bueno" ó "cada día hay más éxito en mi vida". Muchas afirmaciones que he visto en libros tienen este problema (a veces de forma muy sutil), por lo cual recomiendo ser cuidadosos al seleccionar la afirmación con la que vamos a trabajar.

También es importante revisar el verbo utilizado en la afirmación, a veces he encontrado afirmaciones con el verbo "desear", "aspirar", "querer", por ejemplo "yo solo deseo lo bueno para mí". Aquí el énfasis está en desear y esta afirmación te hará desear lo bueno, pero desear no es materializar, hacer real en tu vida, si lo que quieres es lo bueno materializado en tu realidad, mejor usa una afirmación del estilo: "mi vida es buena", "todo lo bueno llega a mí ahora",etc. No uses verbos que te motivan a que te la pases deseando, queriendo, intentando, sin nunca llegar a materializar el cambio a no ser que quieras trabajar también al nivel de tus deseos, para lo cual puedes usar una afirmación del estilo "debido a que mis deseos son buenos, sólo lo bueno se manifiesta en mi vida".

Vocabulario, claridad y sencillez. Es importante que la afirmación que decidas usar esté redactada con palabras que te sean conocidas y con la mayor claridad y sencillez posible para tí. Yo recomiendo siempre que la afirmación la redacte la misma persona que la va a utilizar, con su propio vocabulario, de una forma clara y sencilla. Muchas veces decidimos trabajar con afirmaciones o decretos que copiamos de libros o que nos dictan y que son "muy elevados y espirituales", pero resulta que no entendemos lo que la frase en su conjunto está expresando y, lo que es más contraproducente, hay palabras en la frase que no sabemos lo que realmente significan. Cuando usamos una palabra o una frase que no entendemos, nuestra mente tratará de darle un significado para nosotros y ¿sabes?, lo más probable es que ese significado esté coloreado a través del ego negativo. Cuando no entiendas una palabra saldrá el ego en tu auxilio y le dará algún significado e interpretación a esa palabra que no es quizás la apropiada.

Lo que es claro y sencillo es muy personal dependiendo del lenguaje propio que estés acostumbrado a utilizar, pero si elaboras y utilizas afirmaciones positivas que sean claras para ti, obtendrás mayores beneficios en un tiempo mucho menor.

A veces caemos en el error de comenzar a trabajar con algunas afirmaciones o decretos muy espirituales que no entendemos en absoluto. No sabemos el real significado de lo que estamos diciendo o escribiendo. Suenan muy bonitos, muy "elevados" pero no son entendibles por nuestra mente. En lo personal trabajar con una afirmación que no entiendo o no tiene un significado para mí, no me ha dado los resultados esperados en comparación con el uso de afirmaciones que si entiendo y que tienen un significado real y concreto.

Perseverancia. Es importante recordar que el trabajo con la afirmación positiva se basa en la repetición. Si tenemos grabada la creencia de que "soy feo", esta grabación se basa en muchísimas veces que hemos llegado a esa conclusión sobre nosotros mismos y millones de millones de pensamientos relacionados que han cristalizado ese pensamiento hasta que forma parte de nuestras creencias más profundas. Entonces un día comenzamos a trabajar con la afirmación positiva "soy hermoso" y al tercer día nos olvidamos, nos cansamos, abandonamos el trabajo. Luego concluimos que las afirmaciones no funcionan. Lo que sucede es que cuando la afirmación "soy hermoso" comenzó a golpear con fuerza la creencia de que "soy feo" me resisto a aceptarlo y parte de la resistencia es abandonar, cansarme, pensar que no funciona, enfermarme, llenarme de actividades que no me permitan tiempo para trabajar con la afirmación y toda clase de excusas que parecerán muy válidas van a ir a pareciendo.

Dirige la afirmación a ti. Trabajar con una afirmación del estilo "la vida es buena y fácil" será muy beneficiosa para cambiar el patrón de lucha y la creencia de que vivimos en un mundo donde la maldad impera por todas partes. Pero utilizar la afirmación: "para mi [tu nombre] la vida es buena y fácil", tendrá un impacto y resultado mucho mayor.

Muchas veces el mayor bloqueo no está en aceptar que la vida puede ser fácil, hermosa y buena, el mayor bloqueo puede estar en aceptar que esa belleza y bondad está allí para ti, es una realidad que te incluye a ti.
En todas las afirmaciones que utilices, trata de que siempre la acción se dirija hacia ti. Puedes hacer esto incluyendo tu nombre y palabras tales como: "yo, [nombre]....", "para mí, [nombre]...."

Repetición. Aquí hay muchas variantes en relación al número de veces que debes repetir una afirmación para que comience a formar parte de ti. La respuesta no es un número determinado y fijo, depende de cada persona y del nivel de profundidad que tiene el pensamiento negativo que estás tratando de cambiar con la ayuda de la afirmación. Por ejemplo, si estás trabajando con una mentira personal, que es el pensamiento más negativo sobre ti mismo, necesitarás más persistencia, más repetición y posiblemente más creatividad

Debes trabajar con una afirmación tanto como lo sientas, con honestidad y gentileza, recordando que la tendencia será a decir que ya terminaste, que la afirmación positiva ya forma parte de ti con el objeto de dejar de trabajarla (el ego interfiriendo para que lo dejes en paz). Pero sin importar cuanto nos engañemos y resistamos al trabajo, en el fondo, cada uno de nosotros siente y sabe cuando una afirmación se está asentando en nosotros.

A mi particularmente me ha dado buenos resultados trabajar con una afirmación de 20 a 30 días consecutivos. Para mi la palabra "consecutivo" es importante, si al día 17 me saboteo y se me olvida, comienzo la cuenta en el día uno nuevamente. Cuando completo un ciclo de 20 a 30 días, tampoco doy por sentado que esa afirmación ya quedó completamente grabada en mí. Observo mis pensamientos, el vocabulario que uso, mis acciones y si lo considero necesario sigo trabajando con una variante de la misma afirmación por un ciclo adicional. También puedo repetir otro ciclo con la misma afirmación uno o dos meses después, o un año más tarde. No hay reglas exactas ni una fórmula determinada, depende de cómo se estén moviendo mis pensamientos y mi sistema de creencias y las situaciones en mi vida, la resistencia que observo en mi al trabajar con la afirmación y las reacciones en mi y en mi entorno debido al trabajo.

El Espejo que te muestra el proceso. Algo que encontrarás trabajando con las afirmaciones es que en el proceso mismo de trabajar con las afirmaciones, encontrarás indicativos sobre tu forma de abordar la vida y de tus propios patrones inconscientes. Si eres una persona que considera que la vida es lucha y sacrificio, posiblemente trabajes el trabajo con las afirmaciones estará lleno de lucha, angustia y sacrificio. Si tus patrones tienden al perfeccionismo y la rigidez, abordarás este trabajo con mucha precisión, contando el número de veces por día que haces una afirmación, cuidando tu letra si estás escribiendo las afirmaciones, siguiendo un mismo horario y un patrón determinado. Pon atención al proceso y descubrirás mucho sobre ti mismo que quizás no has notado y si al final de un periodo de trabajo con una afirmación aún sientes que no funciona, el solo hecho de observar el proceso y como abordaste el trabajo te habrá dado información muy valiosa sobre tus propios patrones de comportamiento.

Para finalizar, quisiera hacer énfasis en que te animes y pruebes iniciar un trabajo con afirmaciones positivas. Puedes reunirte con un amigo y apoyarse mutuamente, compartiendo las experiencias y animándose uno al otro durante el proceso. Inténtalo y prueba esta maravillosa herramienta y está preparado para maravillosas sorpresas en tu vida