TENSIÓN MENTAL

Sin respuestas
Isabel Defez
Imagen de Isabel Defez
Desconectado
Antigüedad: 02/05/2007
TENSIÓN MENTAL

 

Nuestra mente es nuestra compañera más constante y personal. Desde que abrimos los ojos por la mañana empezamos a pensar, a recordar, a percibir.

 Percibimos las primeras luces de la mañana,  deseamos dormir mas, observamos si va a hacer un buen día, escuchamos los sonidos a nuestro alrededor, el canto de los pájaros, el ruido ambiente, el aire, la lluvia, el vecino que canta, y  antes de poner un pie en el suelo empezamos a programar el nuevo día, tengo que comprar en el súper, llevar el coche al taller, llamar por teléfono, y seguimos con la programación mientras nos duchamos, nos vestimos,  desayunamos, en muchas ocasiones ni siquiera nos sentamos para tomar el café calentito.

 Nuestra mente es un generador de pensamientos, a lo largo del día y por la noche, en forma de sueños de los que luego somos o no conscientes al despertar, nuestra mente no para y sigue, sigue, como las pilas duracell, solo que acallarla requiere mas trabajo que quitarle las pilas al osito.

 No obstante  también es nuestra aliada, la podemos utilizar para aprender y aumentar nuestro conocimiento, para investigar, para crear, recordemos que uno de los principios herméticos nos habla de que todo el Universo es mental, todo lo que esta creado se ha generado primero en forma de pensamiento, los edificios en la mente de los arquitectos, la comida que vamos a hacer hoy,  nos permite comunicarnos a través del habla, profundizar en los conocimientos del universo y de la naturaleza, escribir un guión, una novela, cambiar patrones, roles, aspectos nuestros para mejorar y crecer como personas,

 

Pero, también en algunas ocasiones nos podemos ver prisioneros de nuestra mente. A lo largo del día un sinfín de pensamientos están ahí martilleando e impidiéndonos estar presentes en el aquí y en el ahora y disfrutar de nuestra vida con plenitud y cuando llega el momento del descanso, y nos disponemos a dormir, siguen ahí martilleándonos, pum, pum, sin dejarnos descansar.

 

Y que mas puede generarnos tensión mental???

 Nuestras pre-ocupaciones, que nos tienen ahí dale que dale, dándole vueltas a algo que puede que suceda o puede que no, sin pensar que si todo en el universo es mental y todo ha tenido una primera forma en nuestra mente, darle vueltas a algo que aún no se ha manifestado y teniendo presente la ley de la atracción, podemos manifestarlo en nuestra vida.

 Pensamientos persistentes sobre algo que deberíamos haber hecho y no hicimos y de lo que ahora estamos arrepentidos, y tenemos mucho remordimiento, por algo que hemos dicho a alguien que sabemos que no esta bien y  que nos hace sentir culpables,

 Una manera de evadirnos de esta verborrea y de las preocupaciones es intentar ir llenando todo nuestro tiempo de actividades, pasando el rato viendo la tele, navegando por Internet, escuchando música, todo lo que se nos ocurre para acallar nuestra mente, pero en el momento que nos disponemos a dormir, en el momento que nuestro cuerpo se relaja, estas preocupaciones, estos pensamientos emergen y nos impiden descansar y relajarnos.

 Nuestra mente es una sala de control que genera tensión en todo nuestro organismo, no tan solo en nuestro estado anímico, también nuestro cuerpo físico se resiente.

 

Pensemos en los dolores de cabeza, en su mayoría estos asoman cuando el volumen de pensamientos y preocupaciones es tal que nuestra mente es incapaz de procesarlos todos, de tal manera que parece que nuestra cabeza es como una botella de cava a punto de estallar, imaginemos esa presión ahí en nuestra cabeza.

 También nos afecta a nuestro cuerpo emocional, enfados, resentimientos, odios,  tristezas, rabia, miedos, todas estas emociones que se generan a través de esta verborrea mental, nos general ansiedad, angustias, sudoración en las manos, contracturas musculares, tensión en los hombros, en la nuca, torticolis, dolores en la espalda y de persistir pueden llevarnos a padecer otro tipo de enfermedades llamadas psicosomáticas.

 La tensión mental genera dos condiciones distintas, una mente distraída y dispersa y una menta atascada y preocupada.

 En la mente dispersa, distraída, los pensamientos van de un lado a otro, los mareamos, nos distraemos con los ruidos, con una mosca volando, parece que estamos en las nubes de Valencia, o de Granada, o de Sevilla, en cualquier sitio menos aquí y ahora.

 En la mente atascada-preocupada, estamos ahí que ni hacia delante que ni hacia atrás, dándole vueltas al tema, mareando la perdiz, alimentando esos pensamientos negativos, que nos limitan, que son un atentado en ocasiones a nuestra imagen y a nuestra autoestima, y que nos impiden fluir alegremente y disfrutar de la vida plenamente.

 La tensión mental nos afecta a nuestra memoria, como me voy a recordar de lo que hice ayer, de lo que comí ayer, si mientras hacia o comía estaba pensando en hoy??? Al no estar atentos se nos pueden escapar informaciones que nos pueden ayudar a actuar de una forma diferente, a ver otras alternativas, o soluciones a nuestros problemas,

 Pensemos que la vida es una, que cuando nos reencarnemos, viviremos otra, pero que esta solo la podemos vivir en el momento presente, aquí y ahora.

Cuando estamos allí en el pasado o allá en el futuro, nos olvidamos de vivir y disfrutar de las pequeñas cosas del día a día y que al final es lo que nos vamos a llevar, lo que hayamos disfrutado con alegría y felicidad.

Mª Isabel Defez